Home / Noticias / Después del terremoto, Ecuador podría sufrir fuerte réplica económica

Después del terremoto, Ecuador podría sufrir fuerte réplica económica

Después del terremoto, Ecuador podría sufrir fuerte réplica económicaEl país vecino ya venía registrando fuerte desaceleración por los menores ingresos petroleros.

“Si ya estábamos en crisis económica, esto nos quiebra más”. Esta frase, pronunciada por la editora de un medio de comunicación ecuatoriano, muestra la incertidumbre que muchos en ese país sienten tras el terremoto del sábado y del que todavía no se conoce el número total de víctimas mortales, ni de los daños en las provincias costeras y ciudades que afectó.

Lo que sí es cierto es que Ecuador, golpeado por la caída de los precios del petróleo, producto del que deriva el 55 por ciento de sus ingresos, ha venido registrando en los últimos años un bajón en la actividad económica por los menores ingresos petroleros y el escaso nivel de inversión extranjera.

A esto hay que sumarle el hecho de que por tener una economía dolarizada desde el año 2000, luego de que el país sufriera una fuerte crisis económica e inflacionaria a finales de la década del 90 del siglo pasado, hoy no tiene mucho margen de maniobra interna, pues la política monetaria se la dicta la Reserva Federal de Estados Unidos.

Derivado de lo anterior, Ecuador no puede hacer un manejo del déficit fiscal mediante la emisión de dinero como lo hacen muchos países, y en cambiouno de los caminos obvios que le quedan es acudir al endeudamiento externo, aspecto en el que como lo ha venido realizando en los últimos años estará soportado por países amigos como China y Rusia.

Crédito más caro

De todas maneras, por ser una economía con mayores niveles de riesgo por el bajón de la actividad productiva, la prima de colocación de deuda nueva es mucho más alta con la banca comercial, aunque tampoco es gratuita con los países amigos.

Y para completar el mal panorama que ha afrontado ese país, hay que sumarle el hecho de que sus exportaciones se afectaron por la devaluación del peso colombiano y el sol peruano, que abarata en cada uno de estos países sus productos y fomenta la salida de capitales en Ecuador mediante importaciones.

En diálogo, Juan Pablo Fuentes, economista de la firma estadounidense Moody’s Analytics, considera que el gobierno de Rafael Correa “ha cometido errores en el trato a los inversionistas y le ha faltado diversificar la economía, lo que ocasiona más desequilibrios”.

Aunque todavía es muy temprano para determinar de cuánto será el impacto del desastre para la economía ecuatoriana, organismos como la Comisión Económica para América Latina y el Fondo Monetario Internacional indicaban hace pocos días que ese país habría registrado una caída del producto interno bruto del 1,1 por ciento y para este año el golpe será del 4,5 por ciento y en esas condiciones es que el país debe recuperarse de este sismo.

La reparación de las zonas devastadas por el terremoto demandará mucho más de los 600 millones de dólares, que el Ministerio de Finanzas anunció el domingo que recibirá de manera casi inmediata de parte de organismos multilaterales como línea de emergencia, y el presidente Correa ya lo sentenció: “Habrá que reconstruir Pedernales, el centro de Portoviejo, el barrio de Tarqui en Manta, Canoa y Jama. Eso tomará meses, años y costará centenas, probablemente miles de millones de dólares. Pero no hay desafío que no podamos superar como país”.

Buen inicio

En los primeros años del gobierno de Correa, Ecuador se vio beneficiado por los altos ingresos de las ventas de petróleo, lo que le permitió invertir en infraestructura, hospitales y escuelas, disminuir la pobreza, pero también se aumentó el gasto corriente que se destinó a mejorar salarios, subsidios, mantener el aparato estatal y los intereses de la deuda.

Sin embargo, esos gastos, realizados al comienzo con la bonanza petrolera, de acuerdo con analistas, pasaron de 8.000 a 27.000 millones de dólares en la última década, es decir, se multiplicaron por más de tres veces.

Además, otro problema que ha comenzado a inquietar a Ecuador es el desempleo, que con cierre a marzo pasado, registró un incremento de 166.023 personas sin trabajo en el último año.

Esto lleva la estadística oficial al 5,7 por ciento de desocupación, casi dos puntos porcentuales por encima (3,8 por ciento) frente al registrado en marzo del 2015, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censos, y que muestran la desaceleración de la economía que ha llevado a que las empresas despidan a sus empleados.

About admin

Check Also

ONU cierra filas en defensa de paz en Colombia ante intentos de reforma

La Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos advirtió que “no puede haber marcha atrás” en …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *